Kids and Covid-19

By now, you’ve probably heard all there is to say about COVID-19 hygiene—hand-washing, mask-wearing, and distance-keeping. You know what to do to keep yourself safe.

If you’re still worried about your kid, though, you’re not alone. It seems new evidence is being uncovered every day about the effects of COVID-19 on children. Current science indicates that children can catch it (although they usually experience milder symptoms) and can spread it to others. You don’t need to be told that protecting them is vitally important to keep them from getting sick and from spreading the disease to others in their family.
So, how do you do that?

Step one
One of the most important things you can do is talk to your child about COVID-19. From their perspective, they’re being asked to do some weird things in the name of hygiene—wear a mask, wash their hands for a really long time, and, most of all, stay six feet (or more) away from their best friends. Some kids will willingly jump right in. But many others aren’t going to embrace those weird things until they understand why they should.

The CDC offers advice for talking with children about COVID-19. This is an opportunity to be a really positive presence in your children’s life. Stay calm when you talk to them—if they start to get anxious, your calmness can be comforting. Give them information that is accurate and appropriate for their age level. The goal isn’t to overwhelm them or scare them—it’s to help them understand what’s going on around them and what they can do (and need to do) to be safe.

Kids and masks
Masking might be the hardest safety precaution to talk your kid into. Washing their hands and hanging out with their friends online are familiar concepts to most kids. Wearing a mask is a different story. And the CDC recommends that children over age 2 should wear a mask over their nose and mouth when they’re out in public and won’t be able to maintain six feet of distance.

Different kids react differently to masks. Older kids might have no problem with it, or even be proud to wear a mask when they understand why they should do it. Younger kids might be more difficult to convince—masks are strange, mysterious, and sometimes a little bit uncomfortable.

For younger children, you can start by just giving them the mask to look over and see that it’s nothing threatening. Then ease them into wearing it, starting with just a few minutes at a time, so it won’t feel as awkward when they need to wear one in public.

Another mask to think about is yours. Very young children can be wary of strange-looking adults with half their face covered. Start them out slowly, in an environment where they feel safe, putting on your mask and taking it off again so they can see you’re the same parent they love and trust. It might take some time to get them used to you, so be patient. And if you go out in public and your kid is uncomfortable around masked strangers, continue to be patient and reassuring.

Getting kids onboard
One of the biggest questions for parents is how to make it happen at all. How can you convince a child who can’t even get their socks into the hamper to be responsible with a mask? Is a child who has to be coaxed into brushing their teeth really going to wash their hands for 20 seconds?

It might not always be easy, but it is possible. Here are a few tips for helping your kids buy in to COVID-19 safety precautions, like masks.

  • Be a good role model. If your child sees you washing your hands, wearing your mask, and maintaining your distance, they’re more likely to do it, too.
  • Frame the mask positively. Instead of being something they have to wear, frame the mask as something they choose to wear. Protecting the world makes them a hero—and every good hero, of course, wears a mask.
  • Get them a cool mask. Get masks in a fun color, or with a fun pattern, or with their favorite cartoon character on it—there are lots of options out there. You can even make masks at home together, letting them add personal details to make something they’ll be proud to wear.
  • After you wash masks, hang them next to the front door where they can’t be missed. It will be a reminder to everyone, children and adults, that if they’re leaving the house, a mask needs to go with them.
  • Give them a sense of control. Whenever it’s feasible, let them make decisions, whether it’s what mask to wear or what scent of antibacterial soap to buy. Give them a household responsibility that’s only theirs—putting masks in the laundry room to wash, monitoring soap quantities, even the smallest task. Giving them a sense of ownership in their safety and the family’s health will make them more likely to take precautions on their own, without prompting.

Listening time
We mentioned that one of the most important things you can do is talk to your child. The other most important thing you can do is to listen to them. They’ll have questions, worries, and fears. They’ll hear things they don’t understand and need explanation. Be willing to listen when they need to talk. Let them know their feelings are valid. Always answer questions honestly, even when the truth is kind of scary. But be prepared to offer reassurance, too, and emphasize that no matter what, you’ll be there for them. You’re in this together.


   

Los Niños y COVID-19

Ya habrán oído todo lo que han dicho sobre el lavado de manos higiénico, el uso de mascarillas y el mantenimiento de distancias de COVID-19. Ya sabes qué hacer para mantenerte a seguros y sanos.

Sin embargo, si todavía está preocupado por su hijo, no estás solo. Parece que cada día se descubren nuevas pruebas sobre los efectos de COVID-19 en los niños. La ciencia actual indica que los niños pueden contagiarse (aunque generalmente experimentan síntomas más leves) y pueden contagiar a otros. No es necesario que le digan que protegerlos es de suma importancia para evitar que se enfermen y que contagien a otros miembros de su familia.

Entonces, ¿cómo se hace eso?

Primer paso

Una de las cosas más importantes que puede hacer es hablar con su hijo sobre COVID-19. Desde su perspectiva, se les pide que hagan algunas cosas raras en nombre de la higiene: ponerse una mascarilla, lavarse las manos por mucho tiempo y, sobre todo, mantenerse a seis pies (o más) de distancia de sus mejores amigos. Algunos niños obedeceran con gusto. Pero muchos otros no van a aceptar esas cosas raras hasta que entiendan por qué deberían hacerlo.

El CDC ofrece consejos para hablar con los niños sobre COVID-19. Esta es una oportunidad para ser una presencia realmente positiva en la vida de sus hijos. Mantenga la calma cuando hable con ellos. Si comienzan a ponerse ansiosos, su calma puede ser tranquilizadora. Déles información precisa y apropiada para su edad. El objetivo no es abrumarlos o asustarlos, sino ayudarlos a comprender lo que sucede a su alrededor y lo que pueden (y deben) hacer para estar seguros. 

Niños y mascarillas

Enmascarar puede ser la precaución de seguridad más difícil de convencer a su hijo. Lavarse las manos y pasar el rato con sus amigos en línea son conceptos familiares para la mayoría de los niños. Usar una mascarilla es una historia diferente. Y el CDC recomienda que los niños de más de dos años usen una mascarilla sobre la nariz y la boca cuando salgan en público y si no puedan mantener una distancia de seis pies.

Cada niño reacciona de manera diferente a las mascarillas. Los niños mayores pueden no tener problemas con ello, o incluso estar orgullosos de usar una máscara cuando entienden por qué deben hacerlo. Los niños más pequeños pueden ser más difíciles de convencer. Las mascarillas son extrañas, misteriosas y a veces un poco incómodas.

Para los niños más pequeños, puedes empezar dándoles la mascarilla para que miren y vean que no es nada amenazante. Luego, facilíteles el uso de ella, comenzando con unos pocos minutos cada vez, para que no se sientan tan incómodos cuando necesiten usarla en público.

Otra mascarilla en la que pensar es la tuya. Los niños muy pequeños pueden desconfiar de los adultos de aspecto extraño con la mitad de su cara cubierta. Empiece a salir lentamente, en un ambiente donde se sienta seguro, poniéndose y quitándose la máscara de nuevo para que puedan ver que usted es el mismo padre al que aman y en el que confían. Puede que lleve algún tiempo acostumbrarlos a usted, así que tenga paciencia. Y si sales en público y su hijo se siente incómodo con extraños enmascarados, siga siendo paciente y tranquilo.

Hacer que los niños esten de acuerdo

Una de las mayores preguntas para los padres es cómo hacer que esten de acuerdo. ¿Cómo se puede convencer a un niño que ni siquiera puede meter sus medias en el canasto de ser responsable con una mascarilla? ¿Un niño al que hay que convencer de que se cepille los dientes se lavará las manos por 20 segundos?

Puede que no siempre sea fácil, pero es posible. Aquí hay algunos consejos para ayudar a sus hijos a tomar las precauciones de seguridad de COVID-19, como las mascarillas.

  • Sé un buen ejemplo. Si su hijo le ve lavarse las manos, ponerse la mascarilla y mantener la distancia, es más probable que también lo haga.
  • Introduce la mascarilla de forma positiva. Proteger el mundo los hace un héroe... y todo buen héroe, por supuesto, lleva una mascarilla.
  • Consígueles una mascarilla bien chévere. Consigue mascarillas de un color alegre, o con un patrón divertido, o uno con su personaje de animados favorito—hay muchas opciones por ahí. Incluso pueden hacer mascarillas en casa juntos, dejando que añadan detalles personales para hacer algo de lo que se sientan orgullosos de usar.
  • Después de lavar las mascarillas, cuélgalas junto a la puerta de entrada donde no se puedan perder. Será un recordatorio para todos, niños y adultos, de que si salen de la casa, una mascarilla tiene que ir con ellos.
  • Dales una sentido de control. Siempre que sea posible, déjelos tomar decisiones, ya sea qué mascarilla usar o qué aroma de jabón antibacteriano comprar. Déles una responsabilidad doméstica que sea sólo suya: poner mascarillas en la lavandería para lavar, controlar las cantidades de jabón, incluso la tarea más pequeña. Dándoles un sentido de responsabilidad sobre su seguridad y la salud de la familia, les hará más propensos a tomar precauciones por su cuenta, sin necesidad de insistir.

Tiempo para escuchar

Mencionamos que una de las cosas más importantes que puedes hacer es hablar con su hijo. La otra cosa más importante que puedes hacer es escucharlos. Tendrán preguntas, preocupaciones y miedos. Escucharán cosas que no entienden y necesitan explicación. Estén dispuestos a escuchar cuando necesiten hablar. Hágales saber que sus sentimientos son válidos. Siempre responda a las preguntas con honestidad, incluso cuando la verdad da un poco de miedo. Pero esté preparado para ofrecerles seguridad también, y enfatice que no importa lo que pase, usted estará ahí para ellos. Están juntos en esto.